La bomba de la fecha estaba en Guayaquil.

Publicado: junio 11th, 2018

 

Y le explotó en las manos a Barcelona. Empatar 1 – 1 en estos tiempos signados por la cada vez mayor paridad en el fútbol es muy fuerte, de papelones. Más para un fútbol importante, tanto que hasta en su peor momento, igual siguen hablando de uno de los candidatos a ser campeón nacional. Intentan consolarse algunos diciendo: “Menos mal que fue en la 1a” etapa. Sí, jugaron en Guayaquil, frente al Aucas. Al que, al parecer miraban por sobre el hombro. Poco público en el estadio, pero lo vieron miles más en la TV, era la camiseta amarilla… El carácter del cotejo no minimiza el bochorno.

 

Después del empate de Emelecante Liga, parecían estar intactas las opciones de ganar la etapa, no solo para Barcelona, sino también para Emelec, especialmente para los que escriben resultados antes de que se jueguen los partidos. Con el empate (1-1) que cosechó Emelec el sábado frente al puntero Liga de Quito en el estadio Rodrigo Paz, parecía que todo estaba hecho para que el beneficio sea directamente para Barcelona que se mantiene segundo pero a 4 puntos de los albos.

 

El uruguayo Gastón Rodríguez marcó el gol de la ventaja al minuto 14 del 2º tiempo, luego de empujar un centro al ras que le sirvió Hernán Barcos, estandarte del equipo universitario.

 

Pero el bombillo tenía en sus filas al talentoso e incisivo Ayrton Preciado, quien se encargó de definir un tiro penal al minuto 77, luego de una falta del zaguero Andersson Ordóñez en contra del atacante Brayan Angulo 31 de la etapa final. Final 1 – 1.

 

Parecía que Barcelona quedaba listo para ganarle al Aucas. Pero no contaban con el pundonor y entrega de los jugadores de Aucas. A nadie le gusta que lo menosprecien. Y peor a un equipo con la historia de Aucas. Y el equipo les hizo acuerdo aquel viejo refrán: ¨El Papá nunca tiembla¨

 

Y Barcelona dejó escapar una oportunidad inmejorable de acercarse al puntero Liga de Quito al ceder un empate 1-1 con Aucas, el domingo, en el estadio Monumental.

 

Favorecidos por el empate del Emelec en el campo de Liga (1-1), los canarios se vieron sorprendidos a diez minutos del final con un remate de cabeza del jugador que, cuando lo tuvo Barcelona, no le dio importancia, Federico Laurito.

 

Con el empate, el equipo de Guillermo Almada acumula 34 puntos y sigue a cuatro Liga desde aquel 4 de Mayo, cuando en Guayaquil le quitó la punta y el invicto de su estadio, ahora faltan cinco fechas para el fin de la etapa.

 

Erick Castillo adelantó a los canarios al minuto 15 tras un centro de Beder Caicedo que Ariel Nahuelpán remató sin fuerza dejando servida la pelota para que Erick Castillo con un raro golpe de taco, sombrereando con un efecto inusual al meta Fernando Fernández.

 

Aucas guardaba a Federico Laurito. El equipo torero comenzaba a sufrir con la garra de Aucas que no bajó los brazos, y Barcelona se dejó sorprender en una jugada de pelota parada a los 35´ que conectó de cabeza Laurito. El arquero Máximo Banguera alcanzó a manotear pero la bola se metió junto al primer palo.

 

Y de allí la ya conocida desesperación torera tratando de empujar el balón al arco capitalino, pero fracasando una y otra vez. Entonces nos preguntamos, este Barcelona que por sus propios errores ha dejado pasar la oportunidad de ser puntero y luego, por lo menos de acercarse al líder, podrá llegar a ganar la etapa?. Faltan 5 partidos y Barcelona tiene 3 partidos en Quito. El panorama parece difícil. Emelec está más lejos. El empate del sábado casi no le sirve.