La poca asistencia a los estadios… Un mal de casi toda una vida.

Publicado: noviembre 29th, 2017

Escuchaba con atención el pasado lunes la programación de la mañana de Radio Positiva en la cual el Director de la Emisora mencionaba lo mucho que exigen las hinchadas a sus equipos sin formar siquiera parte de los pocos aficionados que acuden a respaldar a sus equipos. Y cuando acuden, lejos de ser un respaldo en la gradas terminan recriminando e insultando a los jugadores.

 

La presencia de la televisión, en su momento en señal abierta, ahora por cable, satélite e incluso internet, trajo como consecuencia que el aficionado se aleje de los estadios, esto sumado a que en nuestro país el hincha es ‘’exitista’’ es decir apoya a sus equipos solo en los momentos buenos y lo deja a la deriva en los momentos malos.

 

Revisaba casualmente en estos días una edición de la Revista Estadio del año 1970, en la cual, incluso con cifras, se citaba el descenso de la asistencia y recaudación de manera dramática en comparación con el año inmediato anterior, 1969. Caídas de hasta el 70% en la asistencia y evidentemente la recaudación.

 

‘’El público parece saturado de fútbol’’ decía el subtitular… y eso que eran otras épocas!

 

Todavía se veían partidos diferidos, incluso en blanco y negro. Ahora es fácil engancharse a los partidos no solo del continente sino del mundo y recibir en vivo y a full definición de imágenes acompañadas de repeticiones y tomas desde varios ángulos. Tenemos tanto fútbol que ya no sabemos qué mismo ver… y vemos 2,3 partidos a la vez con el control remoto como principal aliado.

 

Hubo una época en los ochentas y parte de los noventas en la cual, sobre todo en Quito y Guayaquil, en donde el atractivo de las triples o dobles jornadas, llamaron más público a los estadios, incluso con llenazos impresionantes. En la actualidad cada equipo juega en su estadio o programa en diferentes días sus partidos sin pensar que dos partidos juntos atraen más que solo uno.

 

La taquilla dejó de ser hace rato la principal fuente de ingresos de los equipos de fútbol. La publicidad, los ‘’mal repartidos’’ derechos de televisión, convenios, canjes, etc, componen el abanico de opciones principales que los equipos de fútbol priorizan al momento de cubrir las deudas adquiridas… y es así, primero contrato, me endeudo y luego  en el camino miro cómo lo voy a pagar.  No debería ser al revés?  Primero miro con cuanto voy a contar y luego proyecto mis gastos? Tal vez esta es la causa por la cual los equipos no logran cubrir sus compromisos económicos y le echan la culpa a las bajas recaudaciones.

 

Adicionalmente a este tema, existe muchas veces un precio que sobrepasa la capacidad adquisitiva del aficionado. Hay ocasiones que  ya con el equipo local sin posibilidades de nada se saca a la venta entradas con un costo de tribuna de 15 o 20 dólares y no se hable del palco con un costo de 30 o 40 dólares (si es hinchada visitante su entrada cuesta más)…no es exagerado?

 

Si eso es extremadamente alto para un aficionado con mediana capacidad adquisitiva, imaginemos lo que es para una persona de pocos recursos: pagar 8 o 10 dólares por una general! Eso sin contar la colita, las papitas o las empanadas del entretiempo y sin considerar que  hay más  miembros de la familia lo cual duplica o triplica fácilmente los gastos.

 

Pare determinar los costos de las entradas el cálculo es sencillo: 20.000 personas pagando 3 dólares o 1500 pagando 10 dólares= $ 60.000 vs. $15.000. Pero no todos los Dirigentes lo ven así.

 

Varios temas a revisar, entre ellos, la violencia en los estadios que también alejó al aficionado…cómo se añoran esos partidos en el ‘’Modelo’’ o el Atahualpa en el cual durante varias horas éramos testigos de buen fútbol y nos sentábamos uno junto al otro sin conocernos y sin importar el color de la camiseta, después de todo, el fútbol solo era un pretexto…