Lo que deja la cuarta fecha

Publicado: marzo 12th, 2018

Las heridas del fútbol con fútbol se curan. Esto lo decimos los periodistas y desde los jugadores y los dirigentes lo saben. Es una verdad que quedó ratificada ayer, en la 4ª. Fecha del campeonato nacional, cuando Barcelona logró la victoria, como visitante en el estadio Jocay de Manta y derrotó a Delfín 1-0.

 

La pesadilla de la Copa sudamericana, para Barcelona quedó atrás. Los jugadores se propusieron y pudieron dar vuelta a la decepción de caer 2-1 contra General Díaz en Paraguay, y despedirse por octava ocasión de esta competencia internacional. Ayer tenían al frente a Un Delfín con ansias de reivindicación y jugando en su cancha sonreír por primera vez en este campeonato. Pero no. No pudo el equipo de Sanguinetti aprovechar el mal momento internacional de Barcelona, ni siquiera la oportunidad de jugar como dueño de casa, para derrotar a un Barcelona que también se sentía local por el apoyo de su hinchada.

 

El técnico Guillermo Almada, dejó en el banco a los volantes a Matías Oyola y Damián Díaz, asi como al delantero Ariel Nahuelpán, y puso por primera vez como titular al delantero central Juan Ignacio Dineno, que lamentablemente no tuvo la asistencia adecuada para gritar su gol.

 

Mientras tanto el equipo local debió sufrir la muy temprana lesión de su arquero titular Pedro Ortiz, que tras un tiro de esquina de Ely Esterilla, que sufrió un golpe contra el poste, al tratar de evitar lo que parecía un gol olímpico. Salió Ortiz e ingresó Corozo.

 

Barcelona mejoró en la segunda etapa. Almada vio necesario el ingreso de Damián Díaz y apenas a cuatro minutos de su ingreso anotó el gol que ansiaba Barcelona. Esto aconteció a los 23m. de la 2ª. Etapa.

 

Fue la exclamación de una hinchada que tuvo enojo y tristeza en la sudamericana, pero este triunfo le devolvió la alegría y Barcelona suma 10 puntos para colocarse en el segundo puesto, detrás de Emelec, que tiene 12. Delfín, mientras Delfín se queda último con solo 1 punto.

 

Y si alegría tuvo la hinchada de Barcelona, mayor fue la fiesta de los seguidores de Emelec que siguen invictos y dueños del liderato del campeonato, marcando cada vez más goles y derribando a sus contrincantes que se ven aturdidos sin encontrar la forma de detener estas descargas eléctricas, que se hacen cada vez más fuertes. Ahora le tocó el turno a D. Cuenca y por una cuenta de 4-1.

 

A los 37´ el estadioCapwell sentía la primera descarga eléctrica con la primera anotación de Emelec. Una ovación anunciaba que la fiesta había comenzado. Un jugador tildado con muchos términos en la final del año pasado cuando vestía la blusa del Delfín, su rival de ayer, justamente fue quien marcaba el 1º. Francisco Silva le daba así otro motivo de enojo a la hinchada mantense.

 

Deportivo Cuenca no reaccionaba. La ovación de la hinchada también fue una bienvenida que la barra azul le daba a Jefferson Montero, quien ayer regresó al Capwell luego de más de 10 años de su alejamiento.

 

Lamentablemente Montero no mostró un buen nivel y apareció muy lejos del nivel que mostraba en la selección. Arias lo hizo jugar por la derecha, que no es su mejor perfil.

 

Pero también Alfredo Arias salió con felicidad de su experimento al utilizar su segundo equipo, al dejar fuera del once titular a seis jugadores principales, que prefirió guardarlos para lo que será su enfrentamiento del miércoles ante Flamengo, por la Copa Libertadores de América.

 

El volante Nelson Soliz puso el segundo gol y con ese marcador se cerraba el primer tiempo.

 

Para el sgundo tiempo, el equipo cuencano insinuó una ligera recuperación, con un gol de tiro libre de Melivillo acortaba distancias y buscaba más el arco de Esteban Dreer.

 

Pero el Bombillo puso las cosas en su lugar. Ingresaron Jefferson Montero y Fernando Luna, para recuperar la posesión del esférico. Ninguno cumplió un partido brillante.

 

Inclusive Brayan Angulo, no pudo mantener su racha goleadora, y se lo vio acarreando marcas y colaborando con asistencias para que Ayrton Preciado y Luna aseguren una victoria.

 

Con el resultado de ayer, además de mantener la marcha perfecta en el torneo nacional, 12 puntos de 12 posibles, el estratega uruguayo Alfredo Arias sumó su victoria número 53 desde que asumió el mando en 2016.

 

Y mientras Emelec golea y Barcelona se reencuentra con la victoria, LDU se tuvo que alegrar con no perder un partido que en los papeles parecía que lo tenía para asegurar los 3 puntos. Cuánto tuvo que sufrir Liga con su tradicional rival de hace años, el popular Aucas que volvía al estadio blanco después de mucho tiempo, cuando debió jugar en la Serie B.

 

Pero demostró que Aucas es Aucas y como lo dicen sus hinchas, el `papá Aucas` volvió para dar pelea y Liga tuvo que recurrir a lo mejor de su fútbol y al factor suerte que también tiene, para empatar con gol agónico, en la última jugada 1-1.

 

En el tercer minuto de adición Liga le sacó el triunfo del bolsillo al Aucas, en un clásico capitalino en el que Aucas se adelantó. Hermosa jugada de Wagner Valencia a 18´del primer tiempo y tras ‘pasear’ al defensa Édison Realpe fusiló al arquero Adrián Gabbarini.

 

El insistente ataque, por oleadas aunque sin orden y a base de pelotazos, fue el arma a la que tuvo que recurrir Liga de Quito, que con angustia  logró empatar 1-1 ante Aucas, cuando los orientales ya festejaban la victoria este domingo.

 

La anotación de Juan Luis Anangonó, solo 6 minutos después de haber sustituido a Anderson Ordóñez cuando transcurrían 3´adicionales, desató la euforia de Liga. La resistencia amarilla, que tuvo el liderazgo de Luis Romero, terminó con esta frase Gol y fin del partido. 1-1.