El peso de la camiseta de LDU Q
mayo 12th, 2017

Diego Jarrín 170988473-6

Liga Deportiva Universitaria vive uno de sus momentos más difíciles en los últimos años. Ha pasado de todo en el cuadro universitario y los resultados no aparecen, lo que ha generado desesperación en la hinchada blanca. Sin embargo, la plantilla de “U” no es nada despreciable, ni barata, por lo que pregunta que surge es: ¿Cuánto pesa jugar en Liga Deportiva Universitaria?

 

Enumerar los problemas del equipo azucena es muy sencillo cuando mira las cosas desde lejos entre los que se encuentran la inversión económica en el club, jugadores que han cumplido su ciclo, un entrenador sin mayor experiencia, inclusive la falta de paciencia de la hinchada que se acostumbró a ganar y exige resultados inmediatos y no aguanta el tiempo que lleva hacer un proceso. Las soluciones están en manos de los directivos, quienes ven la realidad desde la interna y ahí es cuando las cosas se complican.

 

Pero hay una equivocación en la que no se ha profundizado y es a quién se están encargando llevar el nombre de Liga a lo más alto. Los directivos albos han mencionado en innumerables ocasiones que han hechos esfuerzos muy grandes por contratar jugadores importantes y de jerarquía para el equipo, pero que lamentablemente no han rendido como esperaban, un mal de este y otros años atrás. Por nombrar algunos jugadores están Gustavo Bou uien fue a ser figura de Racing en Argentina, Edson Puch que triunfa en México, Diego Morales que es figura de Tigre en Argentina, Brahian Alemán que fue el mejor extranjero del fútbol ecuatoriano jugando para Barcelona, entre otros jugadores foráneos.

Si nombramos a jugadores nacionales, la ista es aún más grande: Carlos Feraud es hoy la figura de Macará junto con Carlos Arboleda, Luis Saritama y Jhonny Uchuary son figuras del Deportivo Cuenca, Jonathan Alvez y Ariel Nahuelpan son los goleadores de Barcelona, Carlos Garcés es el delantero estrella del puntero del torneo Delfín, y así podríamos seguir extendiéndonos.

 

Esta reflexión nos hace pensar en las razones del por qué los jugadores que enumeramos no triunfaron en Liga y sí lo hicieron en otros clubes. Pueden haber razones futbolísticas como la adaptación a la idea del entrenador de turno, lesiones que los afectan justo el momento de llegar a Liga, entre otras. Pero también están las razones no deportivas que influyen en el rendimiento del jugador como la presión que reciben por parte de una hinchada exigente que no perdona ni un solo error. El nivel de críticas muy alto por parte de la prensa especializada, pues es un equipo grande del Ecuador y debe pelar siempre por los primeros lugares. Otro de los factores que influye es la ciudad. Quito es un lugar donde la actividad recreativa, matutina y noctura, es más intensa, lo que representa mayores distracciones a los jugadores. En algunos casos la remuneración es un problema ya que la mejora salarial “marea” a los jugadores que sienten haber tocado el cielo, o el mismo hecho de jugar en un grande del país con títulos internacionales es como haber llegado a la cima de su carrera y pierden el “hambre” de gloria.

 

Esto demuestra que hay jugadores hechos para vestir ciertas camisetas. El nivel que exige la dirigencia, la hinchada y la prensa sobre un equipo como Liga obliga a tener jugadores de jerarquía y un alto nivel que sepan lo que es jugar en un equipo grande, pero a su vez que sean dirigidos por un entrenador sabio y experimentado que también sepa manejar la presión. El problema es encontrarlos, y al hacerlo, tener el dinero para contratarlos, aunque se han visto casos donde la inversión económica no es reflejo de los buenos resultados, como pasa en la actualidad.

 

Hoy la responsabilidad de Liga de Quito recae en jóvenes talentos que en un futuro podrían llegar a ser los elementos que Liga necesita, pero no hoy. Los Luis Cangá, Alfredo Intriago, Hansel Batalla, Johan Julio, Anderson Julio, Jonathan Betancourt, entre otros que alternan en el primer equipo, son jugadores que no tienen la experiencia para manejar presión, partidos de alto nivel, y peor aún llevarle a un equipo a ser campeón. Son buenos para un proceso a futuro, donde puedan aprender de grandes jugadores que los acompañen, pero no para salvar a Liga de la crisis que vive en la actualidad. A ellos hay que rodearlos de gente de experiencia y calidad, quienes puedan enseñarles lo bueno y lo malo de ser futbolista y cómo triunfar en un deporte como este.

 

Muy posiblemente, habría que dejar ir a muchos de estos jugadores, jóvenes y experimentados, nacionales y extranjeros que no han rendido en el club, a otros equipos donde posiblemente triunfen porque definitivamente no están hechos para jugar en Liga.

 

Si Liga quiere resultados inmediatos, debe dejar el pasado atrás, es decir, olvidar las copas internacionales y a quienes ayudaron a obtenerla, y dedicarse a armar nuevamente un equipo competitivo con jugadores de calidad y un cuerpo técnico que brinde garantías, y dejar de ser tan condescendientes con quienes ya han cumplido un ciclo importante en la institución.

 

 

Deja un comentario

Current day month ye@r *