¿QUÉ PASÓ SELECCIÓN?
marzo 27th, 2017

Patricio Jarrín 170054170-7

La Selección Ecuatoriana de Fútbol que viajó a Paraguay vivía un mejor momento que su rival. Sí, ya en la cancha todo comenzó bien. Durante algunos minutos del partido, fue la que dominó en el campo de juego, pero cometió errores tan graves que Paraguay no tuvo que sufrir mucho para llegar a la alegría. Dreer regaló el balón y los paraguayos no perdonaron marcando los goles que determinaron el triunfo y la recuperación momentánea de los guaraníes en las eliminatorias. El equipo del técnico “chiqui” Arce, repitió una vieja celebración frente a la ‘Tri’. Planificó golpear y golpeó, a la pelota y al rival. Estratégicamente mandó a presionar en las bandas y desbarató esos corredores ecuatorianos. Ordenó eliminar a Miller Bolaños (por las buenas o las malas) y casi lo borraron. Y quizá, lo que no esperaban era sacarse la lotería, con nuestro arquero en una noche fatal, dando tantas facilidades a los paraguayos para que le hagan los goles.

 

¿Qué pasó con la selección? Trascurrió mucho tiempo desde que se jugó la fecha anterior de eliminatorias y abrigábamos la esperanza de ver un equipo motivado por su 3er. puesto, y bien enterado de las deficiencias paraguayas, tanto como para llegar a Asunción y cambiar la triste historia de no haber ganado “un punto” en el Defensores del Chaco, desde el 31 de Mayo de 1981, cuando Ecuador jugó el primer partido ante la selección de Paraguay  en su estadio. Bueno, ahí perdimos 3-1. Después vinieron 6 partidos más y siempre salimos con las manos vacías.

 

Esta vez nada salió bien: nuestros aviones Antonio y Enner permitieron que los paraguayos, casi casi, les hagan desaparecer. Nos quedamos a expensas de lo que podía hacer Miller Bolaños que sintió la pierna dura y agresiva de los guaraníes, desde el primer minuto, cuando lo golpearon 2 veces seguidas.

 

Un cuadro ecuatoriano que daba esperanzas de lograr por primera vez un buen resultado en tierras paraguayas, fracasaba en su intento. Su estructura, el camino recorrido, y la experiencia de muchos jugadores jugando en países de Europa y América, contrastaban notablemente con el momento del combinado paraguayo, que arrastraba la derrota 1 -4, como local ante el casi eliminado Perú. Sin embargo, la “Tri” no pudo romper una mala racha pese a tener una imagen en el campo con mayor posesión de pelota (57% a 43%). Esta presencia le llevó a rematar más (8 a 5) y tener un mejor trato del balón con 228 pases correctos frente a 149 de su rival. Esto demuestra que Ecuador fue más, pero su producción y efectividad fueron muy negativas y no le alcanzó para causar daño a la defensa paraguaya,

 

Paraguay, logró lo que se propuso: ganar con su estilo. Cumplió al bloquear las bandas, y dejó sin salida a los veloces atacantes tricolores. Buscó las típicas desconcentraciones del rival, que ya había dado facilidades a otros rivales para recibir goles por errores no forzados Dreer, tuvo la peor presentación con la Tricolor y fue responsable directo en ambos tantos. Además, nadie emparejó el enfrentamiento, no apareció la solvencia de Noboa para quitar y entregar, no pesó  la marca de Orejuela ni el apoyo de los marcadores. Hasta el gol del descuento llegó por una falta de un paraguayo para evitar que un centro de Antonio Valencia tenga consecuencias en dentro del área.  La mano de Júnior Alonso evitó el remate, pero abrió el camino del gol cuando el árbitro, al menos, acertó pitando el penal.

 

¿Y, el señor Gustavo Quinteros? Creemos que es el mayor responsable de esta derrota. No tomó decisiones a tiempo. No tuvo una lectura correcta del partido. Y no reconoció lo que hacía el rival. Y, por último, algo muy grave, quiso salvar el partido cuando solo quedaban 4 minutos. ¿Por qué se guardó hasta el último los cambios que podían haber dado realmente un giro al partido? Tenía a Montero, Mena, Fidel Martínez, y Marcos Caicedo, que saben mucho jugando por esa banda donde Enner Valencia fue un fracaso, (y no por culpa suya, si le manda el señor técnico a jugar en un puesto que no siente), los mantuvo en la banca. ¿Qué pretendía el señor director técnico? Los nervios no lo dejaron pensar y se olvidó de los cambios, hasta cuando se acordó que también tenía a Matías Oyola. ¡Qué ridículo…!

 

La derrota nos llevó al 5° puesto. Y ahora cuando faltan 15 puntos por disputar hemos quedado en una situación muy comprometida. No será suficiente ganar los 9 puntos en el “Atahualpa”. Hay que ir a ganar algo afuera. ¿Pero, a quién?  Solo nos quedan Brasil y Chile.

 

Atención, los números son claros:

 

Ganando en Quito a Colombia, Perú y Argentina llegaríamos a 29. Pero Colombia ya llegó a 21, Argentina tiene 22, y Uruguay está en 23. Y no olvidemos que Chile tiene también 20 puntos. Ahora ya dependemos de otros. Colombia, Argentina, Chile, que son rivales directos, y aún Uruguay con 23, podrían llegar a Rusia con cupo directo y uno de ellos ser 5°, para la repesca, porque Brasil ya aseguró su cupo al Mundial. ¿Y, Ecuador? Qué pena, podríamos quedarnos con las manos vacías. Es duro, ¿verdad? Pero tenemos que decirlo, aunque nos duela.

 

Así está la clasificación. En una próxima entrega analizaremos los rivales de cada selección y trataremos de jugar las últimas fechas en el papel. Allí comprobaremos lo difícil que se puso el camino a Rusia. Y aun, tirando el pesimismo a un lado, hacemos votos porque la “Tri” encuentre el camino y nos de la alegría de ir a otro Mundial.

 

 

Deja un comentario

Current day month ye@r *